La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

El Perdón: Sana, Reconcilia y es la base de la Salvación

Lecturas y Reflexión 1 de Diciembre de 2022
"Cuando somos conscientes de nuestros errores, en ese momento el Espíritu Santo está actuando, pero debemos entender que esta conciencia nos debe llevar a un cambio y no quedarnos quietos, sino a movernos a pedir perdón ya mejorar nuestras relaciones con los demás". MGS 

      HOLA, REALIZA LA ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO, ANTES DE LAS LECTURAS DEL DÍA Y LA REFLEXIÓN

ORACIÓN AL ESPIRITU SANTO

Ven Espíritu divino
manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre;
don, en tus dones espléndido;
luz que penetra las almas;
fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma,
divina luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre,
si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado,
cuando no envías tu aliento.
Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas, infunde
calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones,
según la fe de tus siervos;
por tu bondad y tu gracia,
dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno. Amén.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de Isaías (26,1-6):

AQUEL día, se cantará este canto en la tierra de Judá:
«Tenemos una ciudad fuerte,
ha puesto para salvarla murallas y baluartes.
Abrid las puertas para que, entre un pueblo justo,
que observa la lealtad;
su ánimo está firme y mantiene la paz,
porque confía en ti.
Confiad siempre en el Señor,
porque el Señor es la Roca perpetua.
Doblegó a los habitantes de la altura,
a la ciudad elevada;
la abatirá, la abatirá
hasta el suelo, hasta tocar el polvo.
La pisarán los pies, los pies del oprimido,
los pasos de los pobres».

V/. «Palabra de Dios». R/. «Te alabamos Señor».

 

SALMO RESPONSORIAL

Sal 117,1.8-9.19-21.25-27a
R/. Aleluya

V/. Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.
Mejor es refugiarse en el Señor
que fiarse de los hombres,
mejor es refugiarse en el Señor
que fiarse de los jefes. R/.

V/. Abridme las puertas de la salvación,
y entraré para dar gracias al Señor.
Esta es la puerta del Señor:
los vencedores entrarán por ella.
Te doy gracias porque me escuchaste
y fuiste mí salvación. R/.

V/. Señor, danos la salvación;
Señor, danos prosperidad.
Bendito el que viene en nombre del Señor,
os bendecimos desde la casa del Señor;
el Señor es Dios, él nos ilumina. R/.

  EVANGELIO DEL DÍA

Lectura del santo evangelio según san Mateo (7,21.24-27):

EN aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«No todo el que me dice “Señor, Señor” entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca.
El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se derrumbó. Y su ruina fue grande».

»V/. «Palabra del Señor». R/. «Gloria a TI Señor Jesús».

 

REFLEXIÓN DEL DÍA
Por Laico Mauricio García Simbasica

PARA SER HIJO DE DIOS, HAY QUE SER UN VERDADERO CRISTIANO

Esto definitivamente es una cosa que pocos entendemos y pocos deseamos ser, hijos de Dios, pues definitivamente en una sociedad tan dispersa, con tantos dioses y diosas, con tantas líneas religiosas, espirituales, es muy difícil encontrar el verdadero sentido de ser hijo de Dios y no una creatura de su creación. Por eso este de este tema es interesante y de pronto nos ayudará a entender un poco la realidad del cristianismo y el por qué debemos ser cristianos para ser hijos de Dios. Y esto, nos debe llevar a cuestionarnos un poco y a entender que para ser hijos de Dios; debemos de ser uno seguidores y servidores de Cristo, y esto es una cosa de locos, pues muchos dicen o decimos ser hijos de Dios, pero de cristianos poco tenemos, pues le creemos más  a nuestra razón que a la razón de Cristo; razón que nos lleva a vivir, en plenitud la grandeza del Padre de los cielos, a ser partícipes de su amor y misericordia, por eso cuando el Señor dice: «Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra.» cosa de locos, pues definitivamente poner en práctica la palabra del Señor es una cosa muy dura y poco acorde a nuestros pensamientos libertinos y egocéntricos, donde nada ni nadie puede entrar y nuestra verdad es única, y nuestra forma de adorar a Dios es la que es y los demás están equivocados o son manipulados por una iglesia, (refiriéndome a la iglesia católica). Pero buen, lo importante de este tema; es que entendamos que, para ser verdaderos hijos de Dios, debemos vivir en una unidad; en un mismo sentir y un mismo vivir, no queriendo decir que debemos ser uniformes y robots que hacemos lo que todos hacen, sino que, desde nuestra realidad humana, desde nuestra historia, desde ahí debemos vivir el evangelio, con valentía y con mucha entrega. Sabiendo que debemos de escuchar la palabra del Señor y ponerla en práctica, y entre esto esta: amarse a sí mismo y amar al prójimo como nos amamos nosotros, y con eso logramos todo. Pero para que esto ocurra, debemos de vivir según las enseñanzas del Señor y hacer lo que él hizo, en el pasar por este mundo. Y él, paso haciendo el bien, sin mirar a quien, perdono los insultos más grandes, respeto a sus padres con todo su ser, acepto los momentos difíciles y no renegó de ellos, solo pidió fuerza para soportarlos; en el amor y no en el dolor, acepto la partida de sus seres queridos con amor, no se embriago de poder, solo busco que las personas conocieran la voluntad del Padre y por eso, está sentado a la derecha del Padre. Y entonces, si queremos ser hijos de Dios, debemos de hacer lo mismo que Cristo o sino simplemente, seremos creaturas de Dios. Por eso, la invitación del día de hoy es que, si nos decimos, vivir en el amor del Señor, debemos de aceptar que debemos de cumplir sus mandatos y procurar vivir como Cristo vivió, en unidad y en servicio a la comunidad, viviendo bajo un mismo sentir y un mismo vivir, es decir un cristianismo, no personal sino común y que esté basado en el perdón y la misericordia.

OREMOS

Señor, cuanto me cuesta aceptar que debo ser como tú y vivir según tus enseñanzas y así la vida será más llevadera y los momentos difíciles no serán insoportables, sino soportables en el amor y no en la resignación, Señor dame la fuerza para ser un verdadero cristiano y que pueda ser testigo de tu amor, para que muchos tomen tu camino y se sanen, se salven y sean o seamos felices, como lo fueron todos los santo y nuestra madre del Cielo María Santísima, amén.

 

“LETANIAS DE LA HUMILDAD”

"Dios mío, no soy más que ceniza y polvo"

Jesús, manso y humilde de corazón, haz mi corazón parecido al tuyo.

Del deseo de ser alabado, líbrame, Señor

del deseo de ser honrado, líbrame, Señor

del deseo de ser aplaudido, líbrame, Señor

del deseo de ser preferido, líbrame, Señor

del deseo de ser consultado, líbrame, Señor

del deseo de ser aceptado, líbrame, Señor

del temor a ser humillado, líbrame, Señor

del temor a ser despreciado, líbrame, Señor

del temor a ser reprendido, líbrame, Señor

del temor a ser calumniado, líbrame, Señor

del temor a ser olvidado, líbrame, Señor

del temor a ser ridiculizado, líbrame, Señor

del temor a ser injuriado, líbrame, Señor

del temor a ser rechazado, líbrame, Señor

del temor de mi enfermedad y la de los demás, líbrame, Señor

del temor de mi muerte y la de los demás, líbrame, Señor

Concédeme, Señor, el deseo de que otros sean más amados que yo,

Concédeme, Señor, el deseo de que otros sean más estimados que yo,

Concédeme, Señor, el deseo de que otros crezcan y yo disminuya,

Concédeme, Señor, el deseo de que otros sean alabados y yo sea despreciado,

Concédeme, Señor, el deseo de que otros sean empleados en cargos importantes, y que a mí se me juzgue inútil,

Concédeme, Señor, el deseo de que otros sean preferidos, y yo sea menospreciado,

Concédeme, Señor, el deseo de que los demás sean más santos que yo, con tal, que yo sea todo lo santo que pueda.

De ser desconocido y pobre, Señor, me alegraré,

De estar desprovisto de perfecciones naturales de cuerpo y de espíritu, Señor, me alegraré,

que no se piense en mí, Señor, me alegraré,

que se me ocupen en los empleos más bajos, Señor, me alegraré,

que ni se dignen usarme, Señor, me alegraré,

que no se me pida mi opinión, Señor, me alegraré,

que se me deje el último lugar, Señor, me alegraré,

que no me hagan cumplidos, Señor, me alegraré,

que me reprueben a tiempo y a destiempo, Señor, me alegraré,

Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia,

porque suyo es el Reino de los Cielos.

OREMOS

Dios mío, no soy más que polvo y ceniza. Reprime los movimientos de orgullo que se elevan en mi alma. Enséñame a despreciarme a mí mismo, Vos que resistís a los soberbios y que dais vuestra gracia a los humildes. Por Jesús, manso y humilde de Corazón. Amén.

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?