La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

El Perdón: Sana, Reconcilia y es la base de la Salvación

Lecturas y Reflexión 3 de febrero de 2023
"Cuando somos conscientes de nuestros errores, en ese momento el Espíritu Santo está actuando, pero debemos entender que esta conciencia nos debe llevar a un cambio y no quedarnos quietos, sino a movernos a pedir perdón ya mejorar nuestras relaciones con los demás". MGS 

      HOLA, REALIZA LA ORACIÓN AL ESPÍRITU SANTO, ANTES DE LAS LECTURAS DEL DÍA Y LA REFLEXIÓN

ORACIÓN AL ESPIRITU SANTO

Ven Espíritu divino
manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre;
don, en tus dones espléndido;
luz que penetra las almas;
fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma,
divina luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre,
si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado,
cuando no envías tu aliento.
Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas, infunde
calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones,
según la fe de tus siervos;
por tu bondad y tu gracia,
dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno. Amén.

PRIMERA LECTURA

Lectura de la Carta a los Hebreos (13,1-8):

HERMANOS:
Conservad el amor fraterno y no olvidéis la hospitalidad: por ella algunos, sin saberlo, “hospedaron” a ángeles.
Acordaos de los presos como si estuvierais presos con ellos; de los que son maltratados como si estuvierais en su carne.
Que todos respeten el matrimonio; el lecho nupcial, que nadie lo mancille, porque a los impuros y adúlteros Dios los juzgará.
Vivid sin ansia de dinero, contentándoos con lo que tengáis, pues él mismo dijo:
«Nunca te dejaré ni te abandonaré»; así tendremos valor para decir:
«El Señor es mi auxilio: nada temo;
¿qué podrá hacerme el hombre?».
Acordaos de vuestros guías, que os anunciaron la palabra de Dios; fijaos en el desenlace de su vida e imitad su fe.
Jesucristo es el mismo ayer y hoy y siempre.

V/. «Palabra de Dios». R/. «Te alabamos Señor».

SALMO RESPONSORIAL

Sal 26
R/. El Señor es mi luz y mi salvación

V/. El Señor es mí luz y mi salvación,
¿a quién temeré?
El Señor es la defensa de mi vida,
¿quién me hará temblar? R/.

V/. Si un ejército acampa contra mí,
mi corazón no tiembla;
si me declaran la guerra,
me siento tranquilo. R/.

V/. Él me protegerá en su tienda
el día del peligro;
me esconderá en lo escondido de su morada,
me alzará sobre la roca. R/.

V/. Tu rostro buscaré, Señor,
no me escondas tu rostro.
No rechaces con ira a tu siervo,
que tú eres mi auxilio;
no me deseches. R/.

  

 EVANGELIO DEL DÍA

Proclamación del santo evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según san Marcos (6,14-29):

EN aquel tiempo, como la fama de Jesús se había extendido, el rey Herodes oyó hablar de él. Unos decían:
«Juan el Bautista ha resucitado de entre los muertos y por eso las fuerzas milagrosas actúan en él».
Otros decían:
«Es Elías».
Otros:
«Es un profeta como los antiguos».
Herodes, al oírlo, decía:
«Es Juan, a quien yo decapité, que ha resucitado».
Es que Herodes había mandado prender a Juan y lo había metido en la cárcel encadenado.
El motivo era que Herodes se había casado con Herodías, mujer de su hermano Filipo, y Juan le decía que no le era lícito tener a la mujer de su hermano.
Herodías aborrecía a Juan y quería matarlo, pero no podía, porque Herodes respetaba a Juan, sabiendo que era un hombre justo y santo, y lo defendía. Al escucharlo quedaba muy perplejo, aunque lo oía con gusto.
La ocasión llegó cuando Herodes, por su cumpleaños, dio un banquete a sus magnates, a sus oficiales y a la gente principal de Galilea.
La hija de Herodías entró y danzó, gustando mucho a Herodes y a los convidados. El rey le dijo a la joven:
«Pídeme lo que quieras, que te lo daré».
Y le juró:
«Te daré lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino».
Ella salió a preguntarle a su madre:
«¿Qué le pido?».
La madre le contestó:
«La cabeza de Juan el Bautista».
Entró ella enseguida, a toda prisa, se acercó al rey y le pidió:
«Quiero que ahora mismo me des en una bandeja la cabeza de Juan el Bautista».
El rey se puso muy triste; pero por el juramento y los convidados no quiso desairarla. Enseguida le mandó a uno de su guardia que trajese la cabeza de Juan. Fue, lo decapitó en la cárcel, trajo la cabeza en una bandeja y se la entregó a la joven; la joven se la entregó a su madre.
Al enterarse sus discípulos fueron a recoger el cadáver y lo pusieron en un sepulcro.

R/. Palabra del Señor «Gloria a TI Señor Jesús».

 

REFLEXIÓN DEL DÍA
Por Laico Mauricio García Simbasica

JESUCRISTO ES EL MISMO AYER Y HOY Y SIEMPRE

Esta frase es algo interesante, pues me he puesto a pensar, y veo, que el cristianismo, es la única religión, donde se ha revelado el todo y donde tenemos las herramientas necesarias, para llegar a la vida eterna, para ser santos para el Señor, para conocer más a fondo la voluntad del Señor, para ser perfectos en el amor. Pero definitivamente el hombre se tira todo este plan perfecto, pues en lugar de nosotros los cristianos ser más unidos, estamos viviendo un sectarismo impresionante, pues cada uno ha querido formar su propia línea cristiana y cada cual ha formado su propio lugar de culto, y se la pasan diciendo que en ese lugar esta única y exclusivamente el Señor y acá aparece la pregunta del millón: ¿entonces en cuál de todos estos lugares, está verdaderamente el Señor? Y acá entramos ya al título de nuestro escrito, el cual se toma de la carta a los hebreos, y la realidad sea dicha, Jesucristo ha existido desde antes de todos los tiempos y él se revelo al ser humano, en un tiempo específico, que fue en antiguo y su objetivo era unir todo lo que el hombre había conseguido a nivel espiritual, en todas las partes del mundo y objetivo era dejarlo en un solo lugar, con un solo sentido EL AMOR, por eso el Señor une en el nuevo testamento, la ley y los profetas y él se vuelve sacerdote, profeta y rey, y lo más duro de esto, es que él, se vuelve ofrenda viva para el Padre de los cielos, lo cual lo culmina en la cruz, altar donde se inmola por amor al prójimo y por obediencia al Padre de los cielos. Y esto nos debe llevar a pensar, y a preguntarnos: ¿si él busco, siempre vivir bajo la voluntad del Padre, en un solo sentir y un solo vivir, porque nosotros, nos hemos dividido tanto, porque queremos que sigan nuestros cultos y poco vivimos en la unidad y en el amor? Y esto me cuestiona un poco, pues muchos de los que decimos ser cristianos, solo no la pasamos es mirando el error del otro y no buscamos como ayudarlo a salir del error. Por eso, si Jesucristo es el mismo ayer y hoy y siempre, ¿Qué pasó, porque cada uno busca que los sigan y asistan al culto que creo para el Señor, y no se busca una unidad en el amor, aunque alabemos y adoremos al Señor en diferentes cultos? Por eso hoy quiero que miremos en que está basada nuestra fe, si en el amor del Señor o los simples cultos vacíos, donde hago una cantidad de ritos, devociones y otras cosas más para convencerme y convencer a otros de que ahí está el Señor. Pero dejamos a un lado lo más importante el AMOR Y LA MISERICORDIA, descuidamos nuestras relaciones personales y buscamos es agredir al otro de una u otra forma, diciéndole frases, que solo ofenden como por ejemplo: “yo soy cristiano y ustedes no” “ yo si conozco la biblia y en su iglesia no la conocen” “acá si encontré a Dios” “ustedes son la ramera del apocalipsis” en fin estas y otras frases que se escuchan en un entorno supuestamente cristiano y que lo que hace, es crear una división asesina, que podrá terminar es en una guerra entre los mismos cristianos, lo cual sería ya la tapa de todo esto y seriamos el hazme reír de muchos y la negación del amor de Dios. Por eso la invitación del día de hoy, es para que entendamos que el amor del Señor se debe transmitir bajo la verdadera ley que se resume en: JESÚS LE DIJO: AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZÓN, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU MENTE. ESTE ES EL PRIMERO Y GRANDE MANDAMIENTO.  Y EL SEGUNDO ES SEMEJANTE: AMARÁS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO. Quien cumpla esto, creo, que no importa si es cristiano católico, cristiano protestante, ese será llamado hijo del altísimo y será un cristo vivo en el mundo, siendo un servidor incondicional y orante por el prójimo, que se sacrificará por el otro, no buscando que lo sigan a él, y a sus ideas sino al Señor.

OREMOS

Señor, cuanta división hay por culpa de nuestra terquedad y porque no queremos entender, que debemos ser como tú, para ser salvos y para ser portadores de tú amor. Y que debemos de dejar de criticar a los demás y que lo que debemos de hacer es orar, para vivir según tu voluntad, que es: amarnos los unos a los otros, y no odiándonos y criticándonos unos a otros como lo hacemos actualmente. Señor hazme un instrumento de tu amor, aunque no esté en el mismo culto de los demás, por eso Señor te suplico, que me hagas como María, fiel discípula y cumplidora de tus mandatos y servidora incondicional en el amor, amén.

 

“LETANIAS DE LA HUMILDAD”

"Dios mío, no soy más que ceniza y polvo"

Jesús, manso y humilde de corazón, haz mi corazón parecido al tuyo.

Del deseo de ser alabado, líbrame, Señor

del deseo de ser honrado, líbrame, Señor

del deseo de ser aplaudido, líbrame, Señor

del deseo de ser preferido, líbrame, Señor

del deseo de ser consultado, líbrame, Señor

del deseo de ser aceptado, líbrame, Señor

del temor a ser humillado, líbrame, Señor

del temor a ser despreciado, líbrame, Señor

del temor a ser reprendido, líbrame, Señor

del temor a ser calumniado, líbrame, Señor

del temor a ser olvidado, líbrame, Señor

del temor a ser ridiculizado, líbrame, Señor

del temor a ser injuriado, líbrame, Señor

del temor a ser rechazado, líbrame, Señor

del temor de mi enfermedad y la de los demás, líbrame, Señor

del temor de mi muerte y la de los demás, líbrame, Señor

Concédeme, Señor, el deseo de que otros sean más amados que yo,

Concédeme, Señor, el deseo de que otros sean más estimados que yo,

Concédeme, Señor, el deseo de que otros crezcan y yo disminuya,

Concédeme, Señor, el deseo de que otros sean alabados y yo sea despreciado,

Concédeme, Señor, el deseo de que otros sean empleados en cargos importantes, y que a mí se me juzgue inútil,

Concédeme, Señor, el deseo de que otros sean preferidos, y yo sea menospreciado,

Concédeme, Señor, el deseo de que los demás sean más santos que yo, con tal, que yo sea todo lo santo que pueda.

De ser desconocido y pobre, Señor, me alegraré,

De estar desprovisto de perfecciones naturales de cuerpo y de espíritu, Señor, me alegraré,

que no se piense en mí, Señor, me alegraré,

que se me ocupen en los empleos más bajos, Señor, me alegraré,

que ni se dignen usarme, Señor, me alegraré,

que no se me pida mi opinión, Señor, me alegraré,

que se me deje el último lugar, Señor, me alegraré,

que no me hagan cumplidos, Señor, me alegraré,

que me reprueben a tiempo y a destiempo, Señor, me alegraré,

Bienaventurados los que son perseguidos por causa de la justicia,

porque suyo es el Reino de los Cielos.

OREMOS

Dios mío, no soy más que polvo y ceniza. Reprime los movimientos de orgullo que se elevan en mi alma. Enséñame a despreciarme a mí mismo, Vos que resistís a los soberbios y que dais vuestra gracia a los humildes. Por Jesús, manso y humilde de Corazón. Amén.

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?